1.000 días en prisión: La manera en que Mohammed al-Roken está sacrificando su libertad por los derechos humanos en Emiratos Árabes Unidos


 

Por Mansoureh Mills, encargada de campañas e Amnistía Internacional por EAU, Iran y Kuwait 

2015-04-13_Emiratos Árabes Unidos_1.000 días en prisión La manera en que Mohammed al-Roken está sacrificando su libertad por los derechos humanos en Emiratos Árabes Unidos

“Usted me enseñó la importancia de intentar cambiar las cosas que parecen injustas”, Christian, Canadá.

Durante las dos últimas semanas, he leído y contado unas 4.000 hermosas cartas y postales dirigidas al Dr. Mohammed al-Roken, abogado de derechos humanos y catedrático de derecho. Al-Roken fue condenado a 10 años de prisión en Emiratos Árabes Unidos tras un juicio colectivo profundamente injusto celebrado contra 94 activistas y detractores del gobierno, y ha pasado gran parte de los últimos 1.000 días en una prisión de alta seguridad del desierto de Abu Dhabi.

Las tarjetas son sólo una pequeña porción de la increíble cifra de 100.000 personas que, como parte de la campaña Escribe por los Derechos, emprendida por Amnistía Internacional en diciembre, pidió la liberación de Al-Roken. Ojalá él y su familia pudieran leer todos los mensajes que le han enviado, y sacar fuerza y valor. Por desgracia, no es seguro mandarles nada, por los posibles riesgos que entraña, y porque las autoridades someten a las familias de los presos de conciencia en Emiratos Árabes Unidos a una enorme presión para que guarden silencio.

Detención, encarcelamiento y reclusión en régimen de aislamiento

Muchos ciudadanos y ciudadanas emiratíes recibieron con consternación la noticia de que el Dr. Al-Roken, de Dubai, había sido encarcelado. Pero no se atrevieron a hablar porque nadie quiere correr su misma suerte. Nadie quiere que lo detengan, lo encierren a solas durante meses y lo encarcelen durante 10 años. La gente tiene miedo incluso de hablar con Amnistía Internacional.

Escribo este blog con una precaución extrema, para no poner a nadie en peligro de sufrir detención o acoso.

Por eso le guardo tanta gratitud a quienes han actuado en favor del Dr. Al-Roken. Resulta muy difícil hacer campaña sobre Emiratos Árabes Unidos porque normalmente este país se ve engullido por los países más grandes de la región como Arabia Saudita. Sin embargo, la actitud de las autoridades emiratíes respecto a la disidencia no es menos represiva.

De igual forma, es fácil verse cegado por los impresionantes rascacielos, centros comerciales y playas de Emiratos. Pero, tras esa fachada, un gran número de activistas y sus familias han sido silenciados en los últimos años por pedir una reforma democrática y un aumento de los derechos y libertades.

 

Prohibiciones de viajar, acoso y vigilancia

Conozco a muchas personas que conocen al Dr. Al-Roken, y que lo único que sienten por él es respeto. Todos los mensajes que he leído expresan conmoción y tristeza, pero también admiración por la fuerza que ha demostrado al hacer algo que pocas personas tienen el valor de hacer. Ha defendido con pasión los derechos humanos en Emiratos, pese a que, si hubiera optado por un camino más fácil, se habría evitado años de acoso, prohibiciones de viajar, vigilancia y encarcelamiento.

No hemos recibido respuesta del gobierno emiratí, pero sé que están al tanto de nuestra campaña y que leerán este blog. Confío en que la situación allí mejore. Es un gran país y sus dirigentes han alcanzado muchos logros desde su fundación en 1971. Pero el ser una nación progresista consiste también en respetar y proteger los derechos humanos, no en encarcelar a las personas que los reclaman.

Libertad hoy mismo para el Dr. Al-Roken

Confío en que el Dr. Al-Roken y otros activistas encarcelados con él sean puestos en libertad inmediata e incondicional. Confío en que al Dr. Al-Roken le devuelvan la matrícula para practicar la abogacía, de manera que pueda continuar con su noble trabajo como abogado y pueda, una vez más, dar conferencias como catedrático de derecho.

Mi mensaje al Dr. Al-Roken y su familia al cumplirse sus 1.000 días en prisión es que el mundo conoce su tormento. Seguiremos luchando hasta que quede libre.

En palabras de Donne, de Países Bajos: “Las personas como usted son una bendición para el mundo. Espero tener algún día su misma valentía. Es usted una inspiración diaria para mí”.

 

Publicado el

COLABORÁ

Me gustaría ayudar y donar hoy

Gracias al aporte de personas como vos, Amnistía Internacional trabaja con absoluta independencia. Tu aporte nos permite continuar exigiendo el respeto de los derechos humanos en todo el mundo.

Noticias Relacionadas

¿Cómo quieres que se usen las cookies en este sitio? Hemos descargado cookies en tu equipo para facilitarte el uso de este sitio web. Puedes utilizar esta herramienta para cambiar la configuración de las cookies. Si no la cambias, entenderemos que accedes a continuar.
ACEPTO
NO USAR COOKIES