Amnistía Internacional Argentina se manifestó frente a la embajada de la República Islámica de Irán por la vida y liberación de Sakineh Mohammadi Ashtiani


5 de noviembre de 2010.- Un grupo de activistas con velos negros y fotos de Sakineh Ashtiani se concentraron éste mediodía en la puerta de la embajada de Irán pidiendo por la vida y liberación de la mujer iraní que corre el riesgo de ser ejecutada por lapidación.

En medio de la creciente preocupación internacional por Sakineh Mohammadi Ashtiani, de 43 años y madre de dos hijos, condenada a muerte desde que en 2006 fue declarada culpable del delito de "cometer adulterio en el matrimonio" Amnistía Internacional reclama a las autoridades iraníes por su vida y su libertad de Sakineh Mohammadi Ashtiani, desde diferentes partes del mundo.

Sakineh fue detenida en 2005, tras el asesinato de su esposo, por el que fue acusada y condenada a 10 años de cárcel. A raíz de las investigaciones realizadas, en mayo de 2006 Sakineh fue condenada por mantener una "relación ilícita" con dos hombres y recibió 99 azotes. Además, también fue acusada de "adulterio durante el matrimonio", por lo que fue condenada a morir lapidada.

Aunque en un principio el Tribunal Supremo confirmó la condena, la sentencia condenatoria por asesinato fue modificada por la de "complicidad" en el asesinato. A consecuencia de ello, su abogado actual, Javid Houtan Kiyan, afirma que la condena fue reducida a cinco años, la pena máxima por este delito. A finales de septiembre de 2010, Sakineh ya habría cumplido o estaría a punto de cumplir este periodo de cinco años.

Todo parece indicar que las autoridades iraníes están tratando de desviar la presión internacional y las críticas que están recibiendo, y por ello presentan a Sakineh como una criminal peligrosa que merece ser ejecutada.

Actualmente, Sakineh lleva varios meses sin que se le permita tener visitas en la prisión de Tabriz y, según ha confirmado el Fiscal del Estado iraní, su abogado actual, Javid Houtan Kiyan y su hijo Sajjad Ghaderzadeh, están detenidos. Ante esta situación, en la que es tremendamente complicado conocer la situación real de Sakineh, mientras no exista una declaración expresa de la Magistratura iraní anulando la sentencia, Sakineh Mohammadi Ashtiani puede ser ejecutada en cualquier momento.

"Pese a no haber sido recibidos en la embajada iraní la esperanza es lo último que se pierde, vamos a seguir pidiendo internacionalmente por la vida y liberación de Sakineh Ashtiani. En todo el mundo desde Amnistía Internacional y otras organizaciones estamos reclamando lo mismo, cada vez más gente adhiere a la petición. La reciente presidenta de Brasil y estados como España y Francia también de manifestaron en contra de la ejecución de Sakineh, tenemos la esperanza de que los reclamos sean escuchados" declaró Gabriela Boada, Directora Ejecutiva Interina de Amnistía Internacional Argentina.  

Más Información:

http://amnesty.org.ar/sites/default/files/iran-sakineh-mohammadi-su-vida-pende-de-un-hilo.pdf

Las autoridades no han confirmado ni la detención ni el paradero de Sajjad Ghaderzadeh, hijo de Sakineh Ashtiani. Amnistía Internacional no ha podido ponerse en contacto con él y cree que también ha sido detenido.

Según informes recibidos por Amnistía Internacional, al parecer, los dos ciudadanos alemanes estaban entrevistando a Sajjad Ghaderzadeh y a Javid Houtan Kiyan en el despacho de este cuando los cuatro fueron detenidos.

El fiscal general, Gholam-Hossein Mohseni-Eje, confirmó el 11 de octubre que se había detenido a dos ciudadanos extranjeros. El 1 de noviembre declaró que se había concedido acceso consular a los dos alemanes.

"Resulta difícil pensar que Javid Houtan Kiyan y Sajjad Qaderzadeh hayan sido detenidos por otra razón que no sea su deseo de difundir la situación que continúa padeciendo Sakineh Mohammadi Ashtiani y salvar su vida.  De ser así, son presos de conciencia y deben ser puestos en libertad inmediata e incondicionalmente, junto con cualquier otra persona detenida por razones similares", ha afirmado Hassiba Hadj Sahraoui.

El 12 de octubre, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Ramin Mehmanparast, declaró que los dos ciudadanos alemanes habían entrado en el país con visados de turista y carecían de acreditación como periodistas, añadiendo que habían sido detenidos por su relación con una "red antirrevolucionaria extranjera".

"Todos los detenidos deben ser protegidos frente a la tortura y otros malos tratos, y tener acceso inmediato a sus familias y a abogados de su elección", concluyó Hassiba Hadj Sahraoui.

 

Publicado el

COLABORÁ

Me gustaría ayudar y donar hoy

Gracias al aporte de personas como vos, Amnistía Internacional trabaja con absoluta independencia. Tu aporte nos permite continuar exigiendo el respeto de los derechos humanos en todo el mundo.

Noticias Relacionadas

¿Cómo quieres que se usen las cookies en este sitio? Hemos descargado cookies en tu equipo para facilitarte el uso de este sitio web. Puedes utilizar esta herramienta para cambiar la configuración de las cookies. Si no la cambias, entenderemos que accedes a continuar.
ACEPTO
NO USAR COOKIES