Amnistía Internacional lanzó una Acción Urgente a favor de 61 privados de libertad amenazados y castigados por denunciar violaciones de derechos humanos y de su defensora.



Buenos Aires. 08 de enero de 2015.- El 28 de diciembre de 2015, 61 hombres privados de su libertad en el Pabellón 1 de la unidad penal No 37 de Barker de la Provincia de Buenos Aires denunciaron la situación de superpoblación y hacinamiento, corrupción, torturas y malos tratos que padecen.

La defensora de derechos humanos Karina Valenti, quien imparte cursos educativos en cárceles, interpuso una denuncia a través de una acción judicial –Habeas Corpus Correctivo Colectivo– en representación de estas personas ese mismo dia. En respuesta a esta acción judicial el Jefe del Servicio Penitenciario de la Provincia de Buenos Aires, le prohibió el ingreso a la defensora de derechos humanos, Karina Valenti, a todo establecimiento carcelario en todo el territorio provincial, dejando a las personas privadas de la libertad en absoluta indefensión.

Karina Valenti informó a Amnistía Internacional, que los privados de libertad se encuentran bajo amenazas de represalias y de traslado a otras unidades, de manera indiscriminada, inconsulta y arbitraria, estrategia que suele implementarse como castigo a quienes se animan a denunciar. Desde entonces al menos 20 traslados tuvieron lugar y al menos 4 lograron detenerse. Según ha sido informado la defensora hay personas encerradas en buzones (celdas de castigo, sin luz) sin asistencia médica viviendo sin agua debido a los cortes que realiza el personal para alojarlos ahí en forma inhumana.

De acuerdo a la denuncia judicial, que se contextualiza con los testimonios de los internos, los presos viven en condiciones de hacinamiento, falta de alimentos y falta de atención medica; hay enfermos de tuberculosis que no tiene atención médica; solo hay dos duchas, tres inodoros y cuatro canillas para 70 personas aproximadamente; no hay separación entre procesados y condenados; es común el maltrato a las visitas de los internos. Además de denunció un complejo entramado de corrupción y hasta la existencia de un “desarmadero” dentro de la Unidad.

“Es necesario que se garantice la integridad física de los detenidos que se atrevieron a denunciar y se detenga todo traslado compulsivo e inconsulto; así como que se habilite a la defensora de derechos humanos, Karina Valenti, a ingresar a esta unidad y toda otra unidad penitenciaria como garantía del derecho de acceso a la justicia de las personas privadas de la libertad”, indicó Mariela Belski, Directora Ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina. Y agregó, “se deben tomar las medidas y recursos necesarios para poner fin a la situación inhumana de hacinamiento, torturas y malos tratos denunciada en la Unidad N 37 de Barker”.

Ingresá en el siguiente link para actuar en la Acción Urgente

Publicado el

COLABORÁ

Me gustaría ayudar y donar hoy

Gracias al aporte de personas como vos, Amnistía Internacional trabaja con absoluta independencia. Tu aporte nos permite continuar exigiendo el respeto de los derechos humanos en todo el mundo.

Noticias Relacionadas