Bolsonaro en Argentina: preocupación ante medidas contrarias a los derechos humanos


En ocasión de la visita el 6 de junio del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, Amnistía Internacional envió una carta a Mauricio Macri para señalar una serie de importantes preocupaciones en materia de derechos humanos en el país vecino, a las que la organización espera que den prioridad en sus conversaciones.

“Las palabras tóxicas y las retóricas antiderechos ya están siendo traducidas a medidas concretas en Brasil. Ante las políticas que amenazan los derechos a la vida, a la salud, a la libertad, a la tierra y al territorio de la población brasileña enviamos una carta al presidente Macri para que, a la hora de entablar una conversación con Bolsonaro, tenga presente a los derechos humanos. Un Brasil para todos y todas es una región más inclusiva y mejor”, señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.

Entre los principales puntos se encuentran:



  • la retórica hostil a los derechos humanos por parte de las autoridades de alto nivel —incluido el presidente de la república del Brasil —, que estimulan la proliferación de discursos de odio, polarizan a la sociedad y podrían legitimar distintas violaciones de derechos humanos.

  • flexibilización de la regulación sobre tenencia y posesión de armas, que puede contribuir a un aumento del número de homicidios en Brasil;

  • intento de injerencia indebida en el trabajo de las organizaciones de la sociedad civil de Brasil;

  • modificaciones a la ley anticrimen (como, por ejemplo, la flexibilización de la regulación de la legítima defensa de la policía, y del uso de la fuerza y de armas de fuego por parte de ésta), que pueden dar lugar a violaciones del derecho a la vida, a la libertad, y resultar contrarias al principio de legalidad;

  • medidas que atentan contra los derechos a la verdad, a la justicia y a reparaciones de las víctimas de delitos de derecho internacional cometidos por el Estado durante el régimen militar.


Últimamente, hemos presenciado en muchos países campañas de líderes políticos con una retórica tóxica cuyas agendas y discursos son claramente hostiles a los derechos humanos. En Brasil, esta retórica se plasma en medidas concretas. Por eso, Amnistía Internacional pide a Bolsonaro que adopte medidas firmes y decisivas para proteger y garantizar los derechos humanos en todo el país, y para asegurar que las personas que los defienden y se movilizan en su defensa puedan hacerlo sin temor a represalias.

 

Publicado el

COLABORÁ

Me gustaría ayudar y donar hoy

Gracias al aporte de personas como vos, Amnistía Internacional trabaja con absoluta independencia. Tu aporte nos permite continuar exigiendo el respeto de los derechos humanos en todo el mundo.

Noticias Relacionadas