Bosnia: la decisión de confinar a miles de personas migrantes en un campamento es inhumana y pone vidas en peligro


En respuesta a la decisión de las autoridades locales del Cantón de Una-Sana en Bosnia y Herzegovina de trasladar forzosamente a miles de personas migrantes que viven en la zona y confinarlas en un campamento de tiendas en Lipa que no reúne las condiciones adecuadas, Massimo Moratti, director adjunto de Amnistía Internacional para Europa, ha manifestado:
“Obligar a unas personas, muchas de ellas ya vulnerables, a trasladarse a una instalación de tiendas de campaña, remota y creada precipitadamente, sin garantizarles acceso adecuado al agua y el saneamiento, espacios para aislarse y atención médica accesible es inhumano y pondrá a estas personas en mayor peligro de contagio y de muerte por enfermedades evitables.

Confinar a personas en condiciones potencialmente nocivas no es justificable por motivos de salud pública. En el contexto de la pandemia de COVID-19, las autoridades de Bosnia tienen la responsabilidad de satisfacer las necesidades de todos los grupos marginados y garantizar unas condiciones de vida humanas, incluido acceso a agua, saneamiento e higiene, así como atención médica adecuada para todas las personas, incluidas las migrantes y solicitantes de asilo.

“Las restricciones de los derechos de migrantes y solicitantes de asilo en el contexto de la emergencia pública por la COVID-19 deben ser legales, necesarias y proporcionadas, y no discriminar ni poner en peligro a personas ya marginadas. Estas medidas no cumplen ninguno de estos requisitos.”

e0e58c7d76359a573db693eef3db8387d94e0b38

 

Información complementaria

Miles de personas refugiadas y solicitantes de asilo que intentan entrar en Europa están actualmente varadas en el Cantón de Una-Sana, en el noroeste de Bosnia y Herzegovina. Si bien hay unas 4.100 alojadas en los centros de recepción temporales gestionados por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se calcula que 3.000 duermen en edificios abandonados o a la intemperie, y se encuentran ahora en peligro de ser reubicadas al campamento de Lipa.

Tras la declaración de la adopción de medidas de urgencia para evitar la propagación de la COVID-19 en Bosnia y Herzegovina, las autoridades del Cantón de Una-Sana ordenaron la reubicación de miles de personas refugiadas, migrantes y solicitantes de asilo que dormían a la intemperie en un campamento temporal que se está preparando en el pueblo de Lipa.
En el pasado las autoridades de Una-Sana no han proporcionado condiciones de alojamiento adecuadas a las personas refugiadas y migrantes. El polémico asentamiento de tiendas de Vucjak construido sobre un antiguo vertedero y cerca de un campo de minas de la guerra de Bosnia de 1992-1995, fue finalmente clausurado en diciembre, y más de 600 personas fueron transferidas a otro lugar tras la presión ejercida por grupos de derechos humanos y por la comunidad internacional.

Publicado el

COLABORÁ

Me gustaría ayudar y donar hoy

Gracias al aporte de personas como vos, Amnistía Internacional trabaja con absoluta independencia. Tu aporte nos permite continuar exigiendo el respeto de los derechos humanos en todo el mundo.

Noticias Relacionadas

¿Cómo quieres que se usen las cookies en este sitio? Hemos descargado cookies en tu equipo para facilitarte el uso de este sitio web. Puedes utilizar esta herramienta para cambiar la configuración de las cookies. Si no la cambias, entenderemos que accedes a continuar.
ACEPTO
NO USAR COOKIES