Para las autoridades de Myanmar

Dos periodistas pueden ser condenados a casi 14 años de cárcel

Dos periodistas pueden ser condenados a casi 14 años de cárcel Dos periodistas se enfrentan a una pena de hasta 14 años de cárcel por realizar pacíficamente sus labores informativas. Ambos deben ser puestos en libertad de forma inmediata e incondicional y los cargos contra ellos deben ser retirados.

Wa Lone y Kyaw Soe Oo, dos periodistas de la agencia Reuters, fueron acusados formalmente de violar la Ley de Secretos Oficiales de Myanmar el 10 de enero de 2018 por un tribunal en Yangón, la principal ciudad de Myanmar. Esta ley, que data de la época colonial, establece penas de hasta 14 años de cárcel para quien consiga, registre o comunique documentación o información con cualquier propósito que sea “perjudicial para la seguridad o los intereses del Estado”.

Los dos periodistas, que habían estado investigando una brutal represión del ejército en el estado de Rajine contra la minoría rohingya, fueron detenidos el 12 de diciembre de 2017 tras ser invitados a reunirse con agentes de policía para cenar en el norte de Yangón. Los detuvieron en cuanto los agentes —a quienes afirman no haber visto nunca antes— les entregaron unos documentos. Según la policía myanmara, fueron detenidos por “hallarse en poder de documentos gubernamentales importantes de carácter secreto relacionados con el estado de Rajine y las fuerzas de seguridad para enviarlos a una agencia de noticias extranjera”. Según informan los medios de comunicación oficiales, también se detuvo en relación con el caso a dos agentes de policía de Myanmar, pero Amnistía Internacional no ha podido obtener más información sobre ellos.

Tras su detención, Wa Lone y Kyaw Soe Oo pasaron dos semanas en régimen de incomunicación, durante las cuales no tuvieron acceso a abogados, familiares ni al mundo exterior. La siguiente vista judicial de su caso tendrá lugar el 23 de enero de 2018. Ambos hombres siguen detenidos en la cárcel de Insein de Yangón.

La detención de Wa Lone y Kyaw Soe Oo parece encaminada a impedir que tanto ellos como otros periodistas den una cobertura informativa independiente sobre la situación en el estado de Rajine. El caso supone un evidente ataque contra la libertad de expresión en Myanmar que socavará considerablemente la capacidad de todos los periodistas para llevar a cabo su actividad pacífica sin temor a sufrir represalias.


Publicado el

Acciones Relacionadas