Para Süleyman Soylu

DEBE GARANTIZARSE QUE LAS MARCHAS DEL ORGULLO PUEDEN CELEBRARSE CON SEGURIDAD

DEBE GARANTIZARSE QUE LAS MARCHAS DEL ORGULLO PUEDEN CELEBRARSE CON SEGURIDAD El 14 de junio de 2019, la gobernación de Esmirna anunció en su sitio web que los actos de la comunidad LGBTI que iban a celebrarse entre el 17 y el 23 de junio —fechas anunciadas de la semana del Orgullo— quedaban prohibidos en la provincia de Esmirna “para garantizar la paz y la seguridad de los residentes, así como su derecho a la integridad física, […] la seguridad pública, la seguridad nacional y el orden público y para proteger la moral general o los derechos y libertades de otras personas, así como para prevenir posibles actos violentos y terroristas”. Al día siguiente se informó a los organizadores de la semana del Orgullo de Antalya de la entrada en vigor, el 15 de junio, de una prohibición emitida por la gobernación de Antalya de celebrar la marcha del Orgullo y otros actos relacionados durante un periodo de dos semanas.

Este año está previsto que la marcha del Orgullo de Esmirna, que se celebra desde 2013, tenga lugar el sábado 22 de junio. La tercera semana del Orgullo de Antalya iba a celebrarse del 14 al 16 de junio, pero la marcha prevista para el domingo 16 de junio no pudo celebrarse a causa de la prohibición.

Los riesgos hipotéticos para la seguridad nacional o el orden público no pueden sentar una base legítima para prohibir una reunión pacífica. Los principios de necesidad y proporcionalidad exigen que se tomen en consideración todas las circunstancias pertinentes, el impacto en el fin legítimo protegido y la posibilidad de que el riesgo se materialice, y si unos medios menos restrictivos serían suficientes.

Los Estados tienen la obligación positiva de facilitar el derecho de reunión pacífica en la ley y en la práctica. Como también sucede en la legislación turca, el ejercicio del derecho a la libertad de reunión pacífica no está sujeto a la concesión de un permiso de las autoridades gubernamentales. Este derecho también está protegido en virtud del derecho y las normas internacionales en tratados en los que Turquía es Estado Parte. Toda decisión de disolver una reunión deberá tomarse solamente como último recurso y respetando escrupulosamente los principios de necesidad y proporcionalidad, es decir, sólo cuando no se disponga de ninguna otra forma de proteger un fin legítimo que tenga más peso que el derecho de reunión pacífica de la población.

En el contexto de una incesante represión de la sociedad civil en Turquía, las prohibiciones injustificadas e ilegítimas de los últimos años están restringiendo drásticamente la visibilidad y la capacidad de organización de un movimiento LGBTI en pleno auge.

Estas prohibiciones recientes no son las primeras de este tipo en Turquía. El 18 de noviembre de 2017, la gobernación de Ankara impusó una prohibición general indefinida a todos los actos LGBTI en Ankara en el contexto del estado de emergencia. La prohibición se levantó por decisión judicial el 21 de febrero de 2019 tras un recurso de KAOS GL, organización con sede en Ankara que trabaja por los derechos de las personas LGBTI. La policía disolvió violentamente una marcha del Orgullo organizada por estudiantes en la Universidad Técnica de Oriente Medio (METU) en Ankara el 10 de mayo de 2019.

El Orgullo de Estambul, celebrado anualmente desde 2003, corre el peligro de ser prohibido por quinto año consecutivo. La marcha del Orgullo de Estambul fue históricamente el mayor evento organizado por activistas y simpatizantes LGBTI en Turquía. Atraía a decenas de miles de participantes, y en una ocasión las autoridades turcas lo pusieron de ejemplo de su respeto de los derechos humanos. La última vez en que el Orgullo de Estambul se celebró sin restricciones fue en 2014, cuando más de 90.000 personas participaron en una marcha vibrante, inclusiva y pacífica. El reiterado bloqueo de la marcha del Orgullo de los últimos años es otro ejemplo más de la represión generalizada de la disidencia que ejercen las autoridades, del deterioro de la situación de los derechos humanos en Turquía en general y de la falta de respeto por los derechos LGBTI.

Según informes, en Mersin, las marchas del Orgullo organizadas desde 2015 también fueron objeto de prohibiciones, y los organizadores tuvieron que limitar las concentraciones a la lectura de comunicados de prensa. La quinta semana del Orgullo de Mersin está prevista a principios de julio e incluye una marcha.


Publicado el

Acciones Relacionadas