Para Ministra Estatal de Cambio Climático

LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE PONE EN PELIGRO LA SALUD DE MILLONES DE PERSONAS

LA CONTAMINACIÓN DEL AIRE PONE EN PELIGRO LA SALUD DE MILLONES DE PERSONAS  

El aire en Punyab, la provincia más poblada de Pakistán, es tan tóxico que la salud y la vida de las personas están en grave peligro. Las escuelas han tenido que cerrar, aumentan las enfermedades respiratorias y a la gente le cuesta respirar. El 13 de noviembre, el índice de calidad del aire en Lahore, capital de Punyab, llegó a 556, superando con creces el umbral de “peligrosidad”, que comienza en 300. El gobierno de Pakistán utiliza para evaluar la calidad del aire medidas que no se ajustan a las normas internacionales, y por ello a la población no se la avisa ni equipa adecuadamente para protegerse de la contaminación. El gobierno debe cumplir sus obligaciones de derechos humanos y tomar medidas urgentes para proteger a la población de las consecuencias adversas de la mala calidad del aire.

 

El derecho a la salud está reconocido en numerosos tratados internacionales que Pakistán ha ratificado, entre ellos el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (artículo 12.1), la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de 1979 (artículos 11.1.f y 12) y la Convención de los Derechos del Niño de 1989 (artículo 24). No respetar, proteger y hacer realidad este derecho constituye una violación de derechos humanos.

El relator especial de la ONU sobre los derechos humanos y el medioambiente describió en su informe de marzo de 2019 los elementos del “derecho a respirar aire puro”, que incluían vigilar la calidad del aire y sus efectos en la salud humana y hacer públicos los datos sobre la calidad del aire.

La mayor parte del año, la calidad del aire en Punyab ha sido calificada de “casi insalubre” y “muy insalubre”. Durante la “temporada de niebla tóxica” —desde octubre hasta enero—, la calidad del aire alcanza niveles “peligrosos”, como registran múltiples fuentes independientes, como los controles de la calidad del aire instalados por el consulado de Estados Unidos en Lahore y los datos que recoge la ciudadanía y recopila la Iniciativa Calidad del Aire de Pakistán. “El elevado nivel de contaminación no es un problema nuevo ni ha llegado de repente. En lugar de eludir responsabilidades, el gobierno de Pakistán debe tratar la cuestión de la contaminación como la crisis de salud pública que es.

El 4 de noviembre, tres adolescentes —Laiba Siddiqi, Leila Alam y Mishael Hayat— demandaron al gobierno de Punyab por “violación de su derecho fundamental a un medioambiente limpio y saludable”.

En su demanda, los jóvenes argumentaron que el gobierno había quitado importancia a la magnitud de la crisis porque sus criterios de medición difieren de los empleados en otros países y aceptados internacionalmente. Un índice de calidad del aire de 185 en la estación del Departamento de Meteorología en Lahore, añade la demanda, se clasifica como “satisfactorio” en el sitio web del Departamento de Protección del Medioambiente, pero se considera “moderadamente contaminado” en China y en India, e “insalubre” en Corea del Sur, Estados Unidos y Singapur.

Previamente, la ministra estatal de Cambio Climático había cuestionado los datos del índice de calidad del aire e insistido en que el aire de Lahore “no es tan malo como afirman quienes tienen intereses creados”.

La exposición prolongada o intensa al aire contaminado puede causar problemas de salud graves —como asma, daño pulmonar, bronquitis y problemas de corazón— y reducir la esperanza de vida, lo que pone en peligro los derechos a la vida y a la salud de las personas, así como su derecho a un medioambiente saludable.

Las personas de rentas bajas, como los obreros y obreras, los jornaleros y jornaleras y las personas que trabajan en la construcción, así como los grupos marginados, son especialmente vulnerables porque la naturaleza de su trabajo las obliga a estar expuestas al aire contaminado todo el día. El hecho de que la atención a la salud no sea asequible para toda la población hace que sólo quienes pueden permitírselo tengan acceso a ella y a otras medidas preventivas para mitigar los efectos de respirar aire contaminado.

La Comisión sobre la Contaminación del Aire de Punyab, nombrada por los tribunales, formuló varias recomendaciones en mayo de 2018, como la adopción e implementación inmediatas del Plan de Acción de Aire Limpio de Punyab, la creación de Mesas de Respuesta a la Contaminación en los distritos y la adopción de tecnologías adecuadas para reducir las emisiones de contaminantes dañinos procedentes de las fábricas de ladrillos. Estas recomendaciones se han aplicado sólo parcialmente, cuando se han aplicado. Los datos en tiempo real sobre la calidad del aire del Departamento de Protección Ambiental siguen sin estar públicamente disponibles y no se está haciendo ningún esfuerzo para usar combustible de más calidad.


Publicado el

Acciones Relacionadas