Para Presidente Lenín Moreno

Ecuador: La covid-19 amenaza las vidas de pueblos indígenas

Ecuador: La covid-19 amenaza las vidas de pueblos indígenas  

El 1 de julio, la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE) informó de 1.215 casos confirmados (el 45% de las 2.673 personas a las que se había realizado la prueba) y 622 casos sospechosos de COVID-19 en comunidades indígenas de la Amazonía. Estas comunidades se enfrentan a una situación de mayor riesgo debido a la escasez de agua potable, fuentes de alimentos, suministros médicos, servicios de salud y pruebas de detección de la COVID-19. Un vertido de petróleo producido el 7 de abril y las inundaciones estacionales contaminaron el medioambiente y las fuentes de comida y agua de muchas comunidades, lo que aumenta su riesgo de infección. Pedimos al presidente que implemente con urgencia un plan de acción para proteger a estas comunidades garantizando sus derechos humanos.

Según la información gubernamental, a 2 de julio de 2020 había habido 50.915 casos confirmados de COVID-19 (el 41% de las 121.328 personas a las que se había realizado la prueba) y 4.246 muertes en Ecuador, cuya población es de 17 millones.

Según la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (CONFENIAE), a 1 de julio de 2020 había 1.215 casos confirmados de COVID-19 (el 45% de las 2.673 personas a las que se había realizado la prueba) entre las comunidades indígenas de la Amazonía Ecuatoriana. De las personas afectadas, 116 se habían recuperado y 25 habían muerto. Además, había 622 “casos sospechosos” de personas que mostraban síntomas de COVID-19, de las que habían muerto 12. En la Amazonía Ecuatoriana viven aproximadamente 290.000 indígenas pertenecientes a 10 nacionalidades (etnias).

Los pueblos en aislamiento voluntario o en contacto reciente podrían correr incluso peligro de extinción, ya que sus poblaciones suelen ser pequeñas y su capacidad inmune podría estar reducida por la falta de diversidad genética.

Además de la pandemia, el 7 de abril se produjo un vertido de petróleo en el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) y el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP) que contaminó los ríos Coca y Napo, y afectó al medioambiente, el agua, la comida y los medios de sustento de casi 120.000 personas, de las que 27.000 son indígenas, pertenecientes sobre todo a las nacionalidades (etnias) kichwa y shuar.

El 29 de abril, un grupo de organizaciones indígenas y de derechos humanos presentó un procedimiento de protección constitucional y solicitó medidas cautelares en favor de las casi 120.000 personas afectadas por el vertido de petróleo. La petición hace responsables al Ministerio de Energía y Recursos Naturales No Renovables, el Ministerio del Ambiente, el Ministerio de Salud Pública, la empresa petrolera estatal Petroecuador y la empresa privada OCP. Los peticionarios informaron de que el juez a cargo del caso ponía en peligro las garantías de debido proceso mediante irregularidades de procedimiento.

El 22 de junio, las organizaciones indígenas y de derechos humanos de Ecuador presentaron un documento al relator especial de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas respecto a la vulnerable situación de los pueblos indígenas de Ecuador en el contexto de la pandemia de COVID-19.


Publicado el

Acciones Relacionadas

¿Cómo quieres que se usen las cookies en este sitio? Hemos descargado cookies en tu equipo para facilitarte el uso de este sitio web. Puedes utilizar esta herramienta para cambiar la configuración de las cookies. Si no la cambias, entenderemos que accedes a continuar.
ACEPTO
NO USAR COOKIES