«Amnistía Internacional es un movimiento de
más de 10 millones de personas comprometidas para defender a aquellos a quienes se les ha negado justicia o libertad.»

INVOLUCRATE

17197 personas firmaron esta acción

Se necesitan 12803 firmas más para alcanzar la meta de 30000

Recibirás por correo electrónico confirmación automática de haber firmado la acción. La información que proporciones no será objeto de venta ni alquiler y no se facilitará a terceros, salvo en las circunstancias descritas en nuestra política de privacidad.

✊ Firmá y exigí que se garanticen los derechos humanos en Formosa ✊

Los hechos denunciados 

El gobierno de la Provincia de Formosa dispuso la cuarentena involuntaria y obligatoria en Centros de Atención Sanitaria (CAS) como política sanitaria. Por su naturaleza, los mecanismos a través de los cuales se implementó, la cuarentena compulsiva constituyó una privación de la libertad de facto en condiciones insalubres por tiempo indeterminado y de manera arbitraria.
Entre las denuncias, surgen testimonios de personas que sufrieron y sufren el aislamiento de manera compulsiva en establecimientos que, por sus condiciones, las expusieron al contagio. Además, los plazos del aislamiento no fueron debidamente determinados, durando incluso más de 30 días, y las personas registraron una falta de acceso a los resultados de sus testeos de COVID-19 e información precisa sobre su situación de salud. Asimismo, los testimonios señalan que personal policial realizaba custodia las 24 horas, siendo la presencia de personal de salud muy poco significativa. Por otra parte -según los relatos- en los centros se registró hacinamiento, falta de higiene, falta de ventilación, provisión escasa de alimentación, cierre de aberturas como puertas y ventanas, inexistencia de espacios separados para hombres, mujeres, adultos mayores y niños/as para proteger mejor su salud y resguardar su intimidad, entre otras graves denuncias. Incluso, se han dado traslados y liberaciones repentinas ante el anuncio de la visita de la Secretaria de Derechos Humanos.
La vulneración de derechos no puede ser una alternativa en un país respetuoso de sus compromisos internacionales.
El cumplimiento de los derechos humanos no es un obstáculo para combatir al COVID-19 sino, por el contrario, es el marco que asigna legitimidad, legalidad y eficacia a las acciones de gobierno.
Por todo ello, Amnistía Internacional ratificó que la protección y defensa de los derechos de las personas deben ser una prioridad para la implementación de políticas para contener la pandemia y solicitó que la actuación de Secretaría de Derechos Humanos dé cuenta del máximo respeto a los derechos humanos y a las obligaciones internacionales que el Estado argentino ha asumido.  

Enterate otras formas de ayudar