“Amnistía Internacional es un movimiento de
más de 10 millones de personas comprometidas para defender a aquellos a quienes se les ha negado justicia o libertad.”

INVOLUCRATE

1837 personas firmaron esta acción

Se necesitan 28163 firmas más para alcanzar la meta de 30000

Recibirás por correo electrónico confirmación automática de haber firmado la acción. La información que proporciones no será objeto de venta ni alquiler y no se facilitará a terceros, salvo en las circunstancias descritas en nuestra política de privacidad.

Firmá y decí ¡Basta de violencia institucional!

El asesinato de Luis Espinoza en Tucumán, la violencia desatada contra la comunidad Qom en Chaco y la desaparición de Facundo Astudillo Castro en Buenos Aires son algunos de los hechos que revelan la necesidad de una profunda reforma para el sistema de actuación y control de las fuerzas de seguridad. A estos hechos se suman el caso de Mauro Coronel en Santiago del Estero y los asesinatos de Blas Correas en Córdoba y Lucas González en la Ciudad de Buenos Aires.

Amnistía Internacional alerta con máxima preocupación sobre el uso excesivo y abusivo de la fuerza por parte de las policías en todo el país en el desempeño de sus funciones.  la frecuente presencia de violencia, malos tratos, asesinatos, desapariciones y torturas ES una intolerable violación a los compromisos que asumió el Estado sobre uso de la fuerza y protección de las personas.

La repetición de hechos de violencia policial exige de todas las jurisdicciones del país un compromiso serio, efectivo y definitivo para garantizar que no tendremos otro caso como el de Lucas”

,alerta Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.
Además de los casos mencionados en Tucumán, Chaco y provincia de Buenos Aires, la organización verificó hechos de uso excesivo de la fuerza en la Ciudad de Buenos Aires, Chubut, La Pampa, Mendoza, Santiago del Estero y Santa Cruz. Si bien en muchos de los episodios los poderes ejecutivos dispusieron medidas para separar a los efectivos involucrados, es imperioso que se lleven adelante investigaciones efectivas e imparciales y se sancione a los responsables de violencia estatal.
➕ Más información
De acuerdo con el derecho internacional de los derechos humanos todo uso de la fuerza por el personal de las fuerzas de seguridad debe ser excepcional y usado como último recurso, y debe cumplir las obligaciones de respetar y proteger el derecho a la vida, a la integridad física, a la dignidad y a la seguridad de la persona.
El control y la rendición de cuentas es un requisito indispensable de toda actuación de las fuerzas de seguridad para desalentar la institucionalización del abuso de la fuerza y la impunidad y, a la par, generar mayores niveles de confianza de la población..
Sólo podrá lograrse una rendición de cuentas efectiva mediante un sistema de controles y equilibrios que permita la evaluación sobre toda actividad llevada a cabo por las fuerzas de seguridad para analizar si cumple con los estándares mencionados y la normativa vigente incluidos los derechos humanos, así como con los reglamentos y procedimientos operativos internos. Además, la rendición de cuentas es fundamental para garantizar que los abusos de la fuerza no se repitan.