Para Señor Gobernador Abbott y Junta de Indultos y Libertad Condicional:

Un hombre que afirma su inocencia, en peligro de ejecución

Un hombre que afirma su inocencia, en peligro de ejecución  

Larry Swearingen permanece condenado a muerte en Texas, Estados Unidos, desde el año 2000, y está previsto que sea ejecutado el 21 de agosto de 2019. Fue declarado culpable sobre la base de pruebas circunstanciales en relación con el asesinato de una joven; él afirmó en todo momento que no la mató, y varios expertos periciales proporconaron su opinión especializada que apoya la afirmación de inocencia de Larry Swearingen. Instamos a las autoridades a recomendar que se otorgue clemencia y que se detengan esta y cualquier otra ejecución futura.

Lawrence Swearingen fue juzgado y condenado a muerte en el año 2000 por el asesinato de Melissa Trotter, desaparecida en Texas, Estados Unidos, el 8 de diciembre de 1998. Larry Swearingen fue detenido tres días después de la desaparición. El cadáver de Melissa Trotter fue hallado en un bosque el 2 de enero de 1999. Larry Swearingen afirmó en todo momento que es inocente. Varios expertos periciales proporcionaron declaraciones y testimonios que apoyan su afirmación.

El 26 de enero de 2009 recibió por primera vez una suspensión de última hora de la ejecución, concedida por la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito, corte federal. La doctora Joye Carter, que realizó la autopsia de Melissa Trotter, prestó más tarde una declaración jurada en la que afirmaba que el cadáver fue abandonado en el bosque en un plazo de dos semanas antes de su hallazgo, lo que significa que Larry Swearingen ya estaba bajo custodia cuando el cadáver fue arrojado. La doctora declaró en el juicio, siete años antes, que el cadáver probablemente había dejado en el bosque 26 días antes de ser encontrado. Otros expertos declararon que el cadáver probablemente se arrojó tan sólo unos días antes de ser hallado. La sala del Quinto Circuito consideró que estas alegaciones eran suficientes para superar los obstáculos de la Ley contra el terrorismo y por una pena de muerte eficaz (AEDPA, por sus siglas en inglés), ley federal de 1996 que limita los motivos que permiten a los tribunales federales reabrir decisiones de tribunales estatales. La Corte concluyó que el caso de Lawrence Swearingen cumplía los requisitos de la AEDPA basándose en una asistencia letrada constitucionalmente deficiente en el juicio, incluido el contrainterrogatorio de la doctora Carter, y autorizó a Swearingen a presentar una petición al tribunal federal de primera instancia subrayando que dicho tribunal “debe desestimar” la petición “sin analizar su fondo” si concluía que Swearingen no satisfacía los requisitos de la AEDPA. El tribunal federal de primera instancia desestimó la petición. Se programó una nueva fecha de ejecución en 2011 antes de que se dictara otra suspensión de la ejecución para permitir a Swearingen presentar su alegación de inocencia.

En 2014, Lawrence Swearingen pidió que se realizaran análisis de ADN a varios materiales probatorios, y en 2017 se alcanzó un acuerdo para realizarlos. Los análisis terminaron en 2019, y los resultados no encontraron ADN de Larry Swearingen en las pruebas. Puesto que esto no lo exoneraba necesariamente del crimen [ya que los resultados no lo excluían de forma concluyente de las pruebas del crimen], su ejecución se programó para el 21 de agosto.

Las salvaguardias internacionales que garantizan la protección de los derechos de las personas que se enfrentan a la pena de muerte disponen que sólo se podrá imponer la pena capital cuando la culpabilidad del acusado se base en pruebas claras y convincentes, sin que quepa la posibilidad de una explicación diferente de los hechos”.


Publicado el

Acciones Relacionadas