Para Ministro de Justicia, Culto e Instituciones Penitenciarias

Guinea Ecuatorial: defensor de derechos humanos, detenido en régimen de incomunicación

Guinea Ecuatorial: defensor de derechos humanos, detenido en régimen de incomunicación El defensor de derechos humanos Joaquín Elo Ayeto continúa bajo custodia en la Prisión de Black Beach en Malabo, Guinea Ecuatorial. Está privado de libertad desde el 25 de febrero de 2019, cuando fue detenido en su casa en Malabo. Joaquín fue enjuiciado por difamación y amenazas contra el presidente el 21 de noviembre de 2019. Casi dos meses después continúa sin conocerse la sentencia. El 2 de enero de 2020, sin notificación oficial ni causa aparente, trasladaron a Joaquín a una celda en régimen de incomunicación.

 

Joaquín Elo Ayeto, también conocido como Paysa, pertenece al partido político de oposición Convergencia Para la Democracia Social (CPDS) y a la coordinadora Somos+, una plataforma de la sociedad civil integrada por alrededor de 15 mujeres y hombres jóvenes que trabajan para combatir las injusticias que afectan a la juventud. La plataforma se creó en 2015 con el fin de capacitar a la gente joven para responder a las detenciones arbitrarias de jóvenes practicadas durante la Copa Africana de Naciones.

Como activista de derechos humanos y opositor político, Joaquín Elo Ayeto ha sido detenido y encarcelado en varias ocasiones. El lunes 25 de febrero de 2019 lo detuvieron por tercera vez, a las 6 de la mañana, en su casa, en Malabo. Estaba en su habitación, en la primera planta, cuando oyó ruidos en la planta baja, donde estaban sus arrendatarios. Cuando bajó, vio a siete policías. Uno de ellos le preguntó si era Joaquín Elo Ayeto y, cuando se identificó, le dijeron que esperase fuera mientras los agentes subían a su habitación. Se llevaron su cámara, su ordenador portátil, su teléfono móvil, un dispositivo USB y varias revistas de su partido político. Lo detuvieron y lo llevaron primero a la Comisaría Central de Policía (conocida como Guantánamo), en Malabo. El 1 de marzo de 2019 lo llevaron ante un juez. Estando ante el juez, Joaquín insistió en mostrar las lesiones que había sufrido como consecuencia de la tortura bajo custodia policial, pero el juez se negó a escuchar su testimonio. Se limitó a decir que Joaquín recibiría tratamiento médico en prisión por esas lesiones. El juez ordenó su detención en espera de juicio en la prisión de Black Beach.

Durante su detención en espera de juicio, sus abogados fueron a visitarlo a la prisión en varias ocasiones y les fue denegado el acceso. Su familia tampoco ha podido visitarlo con regularidad. En agosto de 2019 había motivos de preocupación graves por la salud de Joaquín, pues sufría diarrea intensa y tenía mucha fiebre.

El 21 de noviembre se enjuició a Joaquín en el Juzgado de Instrucción N.º 2 de Malabo. La defensa describió la sesión como un espectáculo vergonzoso en el que el fiscal no fue capaz de presentar ninguna prueba que sugiriese la implicación de Joaquín en ninguno de los presuntos delitos que se le habían imputado.

Desde que se celebró el juicio, los abogados han acudido al Juzgado casi a diario a informarse sobre cuándo se conocerá la sentencia. La única respuesta que han recibido es que actualmente las autoridades judiciales se encuentran en receso y la sentencia no se conocerá hasta que se reanude el año judicial. Está previsto que la actividad judicial se reanude en enero de 2020, aunque aún no se ha confirmado la fecha. Pese al receso, los juzgados de guardia continúan funcionando.


Publicado el

Acciones Relacionadas

¿Cómo quieres que se usen las cookies en este sitio? Hemos descargado cookies en tu equipo para facilitarte el uso de este sitio web. Puedes utilizar esta herramienta para cambiar la configuración de las cookies. Si no la cambias, entenderemos que accedes a continuar.
ACEPTO
NO USAR COOKIES